FF

Force is Female

Immasoul

Immasoul es una latina empoderando mujeres desde el soul, el feminismo y las letras.

“Mi experiencia y la experiencia de una mujer latina blanca son súper diferentes. Sin menospreciar la experiencia de mis hermanas, mujeres blancas, yo quiero enfocarme en empoderar a las que lo tienen todavía un poco más difícil.”

Immasoul
@immasoul_ cantante y compositora

Andrea Cinta
@andreacintar reportera de Local.mx

¿De dónde eres?

Soy quintanarroense. Nací en Chetumal, aunque crecí en Cancún. Ahorita vivo en Bacalar.

¿Por qué Bacalar?

De alguna manera, durante toda mi vida siempre regresé ahí. Siempre he estado muy en contacto con mis raíces y quería regresar para poder hablar de eso desde una perspectiva más real.

Recorrí los lugares cercanos, los alrededores en donde están las comunidades… Al final todo eso me sirvió para mi primer EP.

¿Cuáles son esas raíces?

Por parte de mi madre soy afro descendiente; mi familia es de Belice y Honduras. Crecí con su comida, su música beliceña. Además en el Cancún de los noventas, donde todo era hip hop y soul.

¿Cómo empezaste a componer música?

Lo mío no era tanto escribir. Estudié jazz y me gustaba más la parte melódica, pero me di cuenta del impacto y la importancia que tienen las palabras, y decidí ser más exigente.

Cuando empecé a escribir más, realmente fue porque empecé a leer más.

Somos mujeres y somos latinas, y en muchas partes del mundo, desgraciadamente, nos define el color.

Chetumal
Quintana Roo

Cuando compuse mi primera canción tenía como 14 años. Creo que era algo de un camión en la noche y de una persona que se quería liberar de algo… La grabé en un casete y se atoró en el coche de mi papá. Pero la primera canción que hice en mi carrera –es pequeña, pero yo la considero sólida– se llama “sister sister” y viene de mis 4 hermanas y mi mamá. De crecer en una familia súper matriarcal y súper feminista.

¿Te consideras feminista?

Creo que hay más ramas que sólo un feminismo. El feminismo se puede interpretar de muchas maneras; a mí me interesa mucho la lucha de la mujer prieta y de la mujer afro descendiente. De la mujer de color.

Nunca he sido la talla correcta y siempre he recibido más noes que síes por mi peso. De niña viví muchos problemas de bullying y mucho de eso lo he llevado como una mochila.

Ahora cargo esos problemas mucho más ligera. Aprendí a curarme, a curar esa relación conmigo misma y a trabajar en mí: en mi salud y en la disciplina.

“Me siento poderosa con la música. La música me ayuda, cuando está difícil, a cargar la mochila y seguir caminando.”

Gladys Ávila

Gladys tiene 20 años y juega básquetbol desde hace 14. Una vez se lastimó y le dijeron que no podría volver a jugar nunca; esa es sólo una de sus historias.

“Cuando me detectaron el síndrome de salida torácica me dijeron que no podría volver a jugar básquetbol. Creo que fue una llamada de atención para tratar mejor a mi cuerpo. Para cuidarme más.”

Gladys Ávila
@gladysavila6 basquetbolista profesional y estudiante de Psicología

Andrea Cinta
@andreacintar reportera de Local.mx

¿Cómo es tu familia?

Somos seis; yo soy la más grande, luego siguen unas gemelas, mi hermana la más chiquita y mis papás.

Todas mujeres, así que nosotras armamos el cuadro titular en contra de mi papá.

¿Qué tanto les gusta el básquetbol?

Nací en una familia muy basquetbolera. Las gemelas lo practicaban y luego se cambiaron al atletismo. La más chiquita sigue jugando. Y mis papás también lo jugaban en las ligas de veteranos.

Desde ahí nació mi interés de practicarlo.

¿Desde hace cuánto juegas?

Desde que tenía como seis años. Acompañaba a mis papás a sus partidos y recuerdo que pensaba que era nada más para mamás y papás. Luego les dije que yo también lo quería hacer y me buscaron una escuelita rural.

Al principio era sólo recreativo pero se ha vuelto casi casi mi vida.

¿En dónde estás jugando?

Voy en el último semestre de Psicología en el Tec de Monterrey y el semestre pasado terminé mi elegibilidad como borrega del Tec. También estoy jugando en la liga estatal de Chihuahua.

Lo que más me divierte en el juego es crear canastas de fantasía. Esas son jugadas que nadie se espera; como cuando estás en un partido cerrado y logras anotar.

Delicias
Chihuahua

Hace dos años me detectaron un síndrome de salida torácica, que es un problema que genera trombosis. Tuve que ser intervenida quirúrgicamente de emergencia y me dijeron que ya no iba a poder jugar, nunca más. No entendía por qué, si se supone que soy una deportista de alto rendimiento… Esa ha sido una de las cosas más feas que me han pasado. Creo que siempre mantuve que con fe y esperanza iban a cambiar de opinión. Con mis ganas y mi perseverancia por regresar a jugar….

¿Cómo describirías el básquetbol con un equipo de mujeres?

La verdad es que el básquetbol es un deporte muy dinámico, pero el juego entre mujeres no es tan físico como el de los hombres. Somos más de intuición.

¿Cómo te comunicas durante un juego?

Nosotras nos entendemos de un modo que no sé cómo llamar. Nos echamos las miradillas de ‘vete para allá o te encuentro ahí’ o ‘te vi tarde pero ya te vi’.

Pienso que lo podemos llegar a sentir un poquito más. La empatía con la compañera al estar ahí… Nos cuidamos mucho.

"Quiero ser un claro ejemplo de que todo lo que sueñas y te propones es posible, con mucho trabajo. Me gustaría que piensen en mí como alguien siempre feliz, servicial… Y como una deportista siempre entregada."

Andonella

Andrea Alfaro, mejor conocido como Andonella, ilustra, anima y crea personajes de humor negro. Ahora también tiene un libro feminista, fresco, llamado: Amiga, date cuenta

“Desde que me picó la culebra del feminismo me di cuenta de un montón de cosas que siempre sabía que estaban mal, pero no sabía por qué.”

Andonella
@andonella ilustradora y autora de Amiga date cuenta.

Andrea Cinta
@andreacintar reportera de Local.mx

Cuéntame un poco de tu nuevo libro

Amiga date cuenta es un libro que hicimos Tamara de Anda (“Plaqueta”) y yo. Nos dimos cuenta de que realmente no había un libro que le hablara a las adolescentes de muchos temas.

A mí me dieron el Quiúbole. Una mierda.

¿De qué te interesaba hablar?

De todas esas cosas que te imponen: la niña tiene que ser frágil, las niñas deben ser amas de casa y princesas. Hablar del clítoris, de una educación sexual que no fuera sólo a partir de la moral. Toda la vida te dicen “déjate ahí, no te toques”.

Hablamos de relaciones tóxicas, de acoso, de que los celos no son románticos. Y del feminismo, con peras y manzanas.

¿Qué parte del feminismo…?

Amor propio y el apoyo entre mujeres. Yo sí era una de esas personas terribles que decía "yo me llevo con puros güeyes, yo soy un güey".

Perdí tantos años y tantas amistades que pudieron haberme dejado cosas muy chidas...

En realidad yo puedo dibujar donde sea, siempre estoy en mi estudio pero puedo dibujar hasta en el metro. Salgo aquí a la esquina y ya encontré 8 personajes.

Ciudad de México
CDMX

Cuando tenía 13 años había una banda mexicana muy famosa. Eran como mis Backstreet Boys. En un concierto conocí a uno de ellos y me dijo “yo te mando una canción inédita por Messenger”. Lo agregué y me empezó a acosar cabrón, pero yo no sabía ni qué era el acoso. Me decía que fuera a su casa y yo, que era la más inocente, no entendía nada. Al principio era todo bajita la mano, hasta que el güey se intentó pasar de lanza. Desde que pasó eso he vivido constantemente pensando que ese güey me pudo haber arruinado la vida. Ésa fue una de las razones por las que busqué a Tamara para hacer el libro.

¿Cómo empezaste a dibujar?

A mí siempre me gustó mucho dibujar porque mi mamá es pintora. Nunca me dijo “ve a clase de dibujo” pero tampoco me lo prohibió. De hecho yo tuve clases de dibujo prácticamente hasta la universidad.

¿Crees que es difícil decidir dedicarte al dibujo?

Para mí no lo fue porque nunca me lo prohibieron, pero hay muchos niños a los que los papás o la escuela les dice ‘dibujas horrible’, entonces se trauman y no vuelven a dibujar.

En la secundaria tenía un maestro que me tiraba los cuadernos a la basura y me decía ‘dibujando no vas a llegar a ningún lado’.

El feminismo me ha ayudado muchísimo a tener confianza y a sentirme mucho más segura de que puedo lograr las cosas, porque siempre te dicen que no, que eso no es de niñas y no vas a poder. ¿Ah no? Pues ahora te quiero comprobar que sí.

Bárbara Sánchez Kane

Bárbara diseña ropa para “el macho sentimental”

“Diseño para una especie de ser humano híbrido que está en contacto con sus sentimientos. Un macho sentimental.”

Sánchez Kane
@babisk87 diseñadora de moda

Andrea Cinta
@andreacintar reportera de Local.mx

¿Recuerdas cómo te empezó a interesar la moda?

A mí siempre me gustó vestirme, pero es muy diferente diseñar a vestirte. Primero estudié Ingeniería Industrial y como a los 23 dije, "no quiero ser ingeniera". Cuando me gradué me fui a estudiar a Italia diseño de modas.

Fundé Sánchez Kane en el 2016 y ya llevo dos años con la marca.

¿Por qué estudiaste Ingeniería?

Yo soy de Mérida, que es un lugar muy chico, y antes pensaba que la gente que se metía a carreras artísticas era la que sólo se quería casar.

No quería que me encasillaran.

¿Qué es importante al diseñar?

Crear algo con un ADN propio. Que esté inspirado en alguien y en muchas cosas, en arte, en personajes… Pero que nazca de ti.

¿En dónde encuentras inspiración?

Me encanta usar a México como inspiración. Hay una tendencia a suponer que México nunca ha estado en el mapa. México siempre ha estado en el mapa para todo.

Yo amo esa estética, el folclorismo, el kitsch mexicano, y utilizo mi país como inspiración para lo que estoy proyectando.

Mucha gente me pregunta por qué estudié en Europa… A mí Europa no me dio un solo contacto. Todos los días mandaba emails y me valía si era Donatella Versace la que lo estaba viendo. Lo único que te pueden decir es “no”.

Mérida
Yucatán

Crecí en la provincia, en un lugar muy chico, en una familia muy católica, estudiando con monjas o legionarios toda mi vida. Te encasillan, te ponen en una cajita y ahí te dejan. Si le preguntas a cualquiera de las personas con las que estudié la preparatoria que quién era la persona menos artística te van a decir que yo.

Después creo que entendí que la belleza viene de diferentes lugares, que puede contener tristezas, inseguridades, miedos, brutalidad. Fealdad también.

¿Cómo definirías tu marca?

Es muy sexual y muy literal, no hay nada blurred into the lines... it's in your face. Todo mundo piensa que Sánchez Kane es un hombre. No tienes idea cuántos hombres gay me escriben para invitarme a salir.

La gente piensa que las mujeres no pueden estar en contacto con su lado kinky, sexual, experimental, promiscuo, si quieres…

¿Cuál ha sido tu experiencia como mujer en la moda?

No te puedo contar una experiencia por ser mujer, es más por ser una diseñadora emergente. Cuando empecé a mandar mi book en México, nadie, pero te estoy diciendo nadie, me contestó.

En la industria hay que apoyarnos. Si el otro es mejor, tú vas a ser mejor. Si no, te duermes y todo mundo te dice ‘qué chingona tu ropa’, pero llegaste a cierto nivel y ahí te quedaste porque nadie te retó.

"Lo más bonito que me ha pasado es que gente me escriba ‘qué chido que tengas Sánchez Kane, porque yo ya perdía esperanzas de hacer algo en México’. Sólo había una divergente. Ahora estamos creando otra."